Ansiedad perruna

INICIO Foros General Ansiedad perruna

  • Este debate tiene 4 respuestas, 1 mensaje y ha sido actualizado por última vez el hace 1 año, 10 meses por Pedro Baquero.
Viendo 5 entradas - de la 1 a la 5 (de un total de 5)
  • Autor
    Entradas
  • #6412 Responder
    Alicia
    Invitado

    Hola Pedro! Hacia ya tiempo que no me pasaba por aquí, pero ayer me paso una cosa curiosa y creo que me puedes ayudar.
    El caso es que ayer Alex y yo volvimos de vacaciones y fuimos a recoger a nuestro dalmata Leo que se había quedado una semana con su amiguita Tinta y su dueña Ana. Me consta que estuvo muy cuidado y muy a gusto allí aunque el primer día tuvieron sus rencillas.

    El caso es que nos bajamos del coche y leo ya empezó a mostrar signos de estar alterado. Al principio pensé que estaba contento de oler los pises familiares de sus amigos y que sabía que había vuelto a casa. Pero al entrar en el piso la cosa empezó a ir mal. Jadeaba mucho e iba de un lado a otro de la casa. Le di de cenar a ver si se calmaba pero al terminar siguió igual. Se me ocurrió ofrecerle un hueso porque pensé que morder algo le calmaría pero no lo quiso! (Inconcebible).
    Intenté dejarlo en su jaulita que es su refugio pero lloraba y ahuyaba como loco, así que lo deje salir.
    Y asi estuvimos varias horas, jadeando como si tuviera un golpe de calor (cosa imposible, ya que estamos en Asturias jaja). Incluso cuando decidió tumbarse conmigo en el sofá estaba así de acelerado. Incluso durmiendo respiraba así y estaba inquieto.
    Al ir a dormir lo encerramos en su cuarto como siempre y lloró un buen rato como angustiado. Le ignoramos y cesó.
    Esta mañana ya estaba normal, más bien super contento y cariñoso. Está muy mimoso. Además está super cansado y lleva toda la mañana sobando.
    Lo que me pregunto es si fue algo tipo ansiedad por el cambio o es que él prefería vivir allí con tinta y ya no quería volver con nosotros, o tiene miedo de que le volvamos a dejar… no se. Pensé que iba a estar contento de volver….
    Ya alguna vez que le dejamos una semana en algún sitio también llegaba a casa un poco desubicado. De hecho el año pasado al llegar a casa una de las veces se hizo pis como para marcar. Pero nunca fue tan raro como ayer.
    El caso es que a Alex y a mi nos encanta viajar y por suerte tenemos quien nos lo cuide de maravilla como Ana, pero me preocupa este tema.
    Gracias por tu ayuda de antemano.

    #6413 Responder
    Alicia
    Invitado

    Estoy pensando que a lo mejor se siente sólo y necesita un hermanin… llevo tiempo pensando en ese tema y justo ahora tengo un dalmata candidato que busca hogar y sería ideal. 😍

    #6421 Responder
    Pedro Baquero
    Invitado

    Hola Alicia,
    Primero de nada, disculpa por que no te conteste hasta hoy… llevo días sin entrar en el foro. Estamos hasta arriba de trabajo y entre niños de dos patas y de cuatro patas, el tiempo pasa volando.

    A ver, por lo que me cuentas sobre Leo, aunque parezca una tontería, sería muy importante saber que hicistéis vosotros justo en el momento de recogerlo y de que él os viera.
    Si empezasteís a llamarle de manera exagerada y un poco alto de voz (casi todo el mundo es lo que hace cuando vienen a la residencia a recoger al perro); lo normal es que Leo se pusiera a tope de adrenalina.

    Comentame como lo recogiste… y luego seguimos.

    Si ves que pasa un par de días y no te he dicho nada… un telefonazo 😉

    #6425 Responder
    Alicia
    Invitado

    No pasa nada, debéis de estar a tope.
    Pues nada, al entrar en la finca no le llamamos porque no hizo falta, ya venían ellos corriendo como locos. Pero al llegar a donde estaba yo se puso contentísimo a sonreír y a dar saltos y yo le recibí con saludos y mimos. Además se me subió encima a dos patas y no le mandé bajar, seguí dándole mimos y le reí las gracias. Supongo que todo demasiado excitante.
    Sin embargo cuando llegamos a casa no era una excitación de contento como otras veces que se le ve claramente pasado de revoluciones y corre por el pasillo y salta en el sofá y coge algo para destruir y quiere jugar… era distinto. Era como una ansiedad mala. Tal como se ponen cuando tienen muchísimo calor. Y deambulando por la casa sin parar en ningún sitio. Aparte de lo de llorar en su cuarto.
    Ya te digo que la situación se normalizó al día siguiente y llevamos una semana muy buena. Pero en septiembre nos volvemos a ir y me gustaría saber qué hacer para que no se repita porque me dio mucha penina… aparte de que me llevó a pensar que no quería volver a casa con nosotros! Siempre está acompañado de personas pero a lo mejor necesita compañía perruna.
    Gracias Pedro! Un abrazo

    #6428 Responder
    Pedro Baquero
    Invitado

    Ok, era un poco lo que me imaginaba… La próxima vez tienes que procurar ser más neutra, nada de reacciones exageradas. Yo recomiendo que no se toque al perro ni se le diga nada hasta que pasen unos minutos y se calmen un poco.
    Una vez calmado, lo saludaremos con voz baja y caricias suaves. Después un buen paseo antes de iros para casa y poco más 🙂
    Hablamos en septiembre… a ver que tal va

Viendo 5 entradas - de la 1 a la 5 (de un total de 5)
Respuesta a: Ansiedad perruna
Tu información:




Comentarios cerrados.