Primeras noches del cachorro dálmata en casa

Sin duda alguna, las primeras noches del cachorro dálmata en casa (su nuevo hogar), son de especial importancia.

Saber el mejor lugar donde colocar su cama para que descanse y duerma, o también qué hacer ante determinadas situaciones como lloros y gemidos, son fundamentales.

Una mala práctica por parte del dueño en estas primeras noches pueden acarrear problemas de comportamiento para ese precioso cachorro que acaba de llegar a casa.

 

dalmata-descansando-a-pierna-suelta

Labi (Labra Lege de Cliveal) durmiendo a pierna suelta

Este post complementa a nuestra anterior entrada al Blog titulada “Primer día del cachorro dálmata en casa” y nace fruto de varios e-mail recibidos y algunos comentarios y experiencias que varios propietarios de dálmatas han escrito en el FORO que tenemos sobre la raza, sobre como fue esa primera noche, como actuaron,…

Sería bueno que en primer lugar intentáramos empatizar con el cachorro y nos pusiésemos en su lugar.

Hasta ahora el cachorro siempre había pasado las noches en compañía de su madre y sus hermanos, que le proporcionaban sobre todo seguridad, circunstancia esta que se verá alterada la primera noche en su nuevo hogar con su nueva familia.

Con estos antecedentes, y recordando todas las recomendaciones que dimos en el anterior post, lo ideal sería que el cachorro llegase a casa varias horas antes de anochecer, para que le diera tiempo a relacionarse con su nuevo entorno, sus nuevos dueños, los nuevos ruidos, olores, etc.

Vamos a enumerar cuatro puntos que consideramos “básicos” para empezar con buen pié las primeras noches del dálmata con su nueva familia.

 

PRIMERO “la cama”:

Le proporcionaremos un buen lugar de descanso, una cuna para cachorros es una buena opción, tiene que ser acolchada, suave, cálida y la colocaremos en un lugar donde él se sienta tranquilo y protegido.

 

cachorro-durmiendo-del-criadero-cliveal

Jacob (Pediludium de Cliveal) durmiendo “como un tronco”

No es buena idea colocarla en un pasillo o en una zona muy frecuentada por el resto de la familia, mejor una zona tranquila. A veces es interesante disponer de un trasportín o caseta y meter dentro la cuna, ya que ahí el cachorro dálmata puede que se sienta más seguro.

No recomendamos, ni estamos a favor de que el cachorro duerma en la misma habitación del dueño, y mucho menos que duerma junto a él dentro de la cama. Esto suele ser bastante frecuente y las consecuencias las sufre principalmente el perro, que con el tiempo es incapaz de vivir sin la presencia de su dueño.

 

cachorro-dalmata-durmiendo-en-una-jaula

Dálmata durmiendo en una jaula

 

SEGUNDO “la cena”:

Un momento antes de dejarlo sólo en su cuna, le daremos la ración de pienso que nos haya dicho el veterinario o su criador. Es muy importante no olvidarse de tener siempre en su zona de descanso un bebedero con agua.

Como bien saben las mamás humanas, los bebés duermen mucho mejor después de haber mamado o cenado una buena papilla. Con los cachorros es exactamente igual.

 

TERCERO “las otras necesidades” 🙂 :

Es recomendable que antes de dejarlo en su cuna nos hayamos asegurado que haya hecho pis y caca. Irse a la cama “escurrido” es fundamental para no romper el sueño.
Los primeros días es fácil que este punto no se pueda llevar a cabo en algunos casos, principalmente porque el cachorro aún no tiene aprendido los hábitos higiénicos.

 

CUARTO “mucha tranquilidad”:

A veces se piensa que jugando un buen rato con el cachorro antes de dormir, éste caerá rendido en su cuna… suele ser más bien todo lo contrario, ya que lo que se consigue es que se active y se excite en exceso.

Nuestra recomendación es que no se juegue con el cachorro al menos una hora antes de irse a dormir.
En este punto también podemos incluir que al relacionarnos con él, evitemos hacer movimientos bruscos y exagerados, hablar en tono alto, etc… ¿alguien se imagina a una mamá humana durmiendo a su bebé tocándole las palmas y cantándole a “pleno pulmón”? 🙂

 

cachorro-dalmata-durmiendo-boca-arriba

Cachorro dálmata durmiendo boca arriba (postura de confort)

 

Llegados hasta aquí, colocaremos el cachorro en su lugar de descanso, que como ya dijimos, estará ubicado en un sitio tranquilo del hogar y esto debería ser como mínimo una hora antes de irnos nosotros a la cama.

Dentro de su cuna pondremos alguna mantita, toalla, etc para que él pueda “hacer su nido” escarbando en ella (esta es una conducta heredada de sus primos los lobos).

 

dalmata-durmiendo-arropado-en-su-cuna

Dálmata durmiendo junto a peluche y con manta

También sería muy recomendable ponerle alguna prenda, paño o peluche con el olor de su madre. Está claro que esta prenda nos la debe proporcionar el criador.

El mundo de los olores para el perro es vital… y el de su madre es a esta edad temprana el olor más importante.

Para que todos lo entiendan, es como cuando pasamos junto a la panadería del barrio, seguramente nunca lo hayamos pensado, pero la mayoría de nosotros sentimos tranquilidad, paz, seguridad, “buen rollo”, cuando percibimos el olor a pan recién hecho 🙂 ,pues algo parecido le pasa al cachorro con el olor de su madre.

Esos primeros olores de la infancia se nos quedan grabados a fuego en el cerebro y al cachorro le ocurre igual.

Pero además, la efectividad del uso de una prenda con el olor de la madre está basado en algo que los científicos descubrieron hace ya bastantes años, consistente en que durante el periodo de lactancia, la madre segrega una feromona gracias a la cual los cachorros encuentran los pezones donde mamar, les transmite seguridad, tranquilidad, y se crea un vínculo muy especial con ella.

feromonas-apaciguamineto-dap

Difusor eléctrico de feromonas “DAP” que solemos usar en nuestra casa

Si el criador no nos ha proporcionado esta prenda, tampoco tenemos que desesperar… afortunadamente desde hace varios años se comercializa una copia sintética de esta feromona que segrega la madre de forma natural durante el periodo de lactancia.

Esta feromona de apaciguamiento canino sintética, también conocida bajo las siglas inglesas DAP (Dog Appeasing Pheromone), tiene una larga lista de estudios independientes que avalan su eficacia, y nuestra experiencia usándola también es muy positiva.

Una de las marcas que se comercializan es Adaptil, de laboratorios Ceva, pincha AQUI si deseas saber más sobre este producto y diferentes formatos en que se comercializa (disponemos de todos los formatos en nuestra clínica veterinaria).

Otra pregunta muy típica.

¿Le pongo la radio encendida durante la noche?. Una recomendación muy extendida y que se suele encontrar en todos los artículos que hablan de este tema, es el ponerle al cachorro una radio encendida durante toda la noche…

Sinceramente no nos gusta, en Cliveal pensamos que usando este “truco” puede ocurrir justo lo contrario, o sea, que el cachorro se ponga más nervioso y estresado, ya que el silencio es fundamental para un buen descanso y oír ruidos que habitualmente no oye durante la noche, no hará otra cosa que evitar su descanso en el mejor de los casos.

 

Por último, ¿qué hacemos si a mitad de la noche el cachorro comienza a llorar?…
Se pueden hacer muchas cosas, hay quien recomienda acudir “raudo y veloz” a consolarle, otros, que lo mejor es ignorar estos ladridos de angustia y no acudir, hay incluso quien piensa que lo que hay que hacer es regañar al cachorro cuando llore (esto último jamás lo haremos).

Nuestra recomendación es que “SI” DEBEMOS ACUDIR a esta llamada del cachorro para que sepa que no está sólo, pero siempre acudiremos mientras NO LLORA, es decir, si el cachorro comienza a llorar, esperaremos justo a que se quede callado un momento y justo ahí será cuando apareceremos a la vista del cachorro.

 

cachorro-dalmata-tumbado-en-su-colchón

 

Cuando lleguemos a su lado debemos mostrarnos tranquilos, hablarle en voz baja y amable, le acariciaremos unos pocos segundos y nos marcharemos; si mientras nos marchamos el cachorro vuelve a llorar, “NO” VOLVEREMOS INMEDIATAMENTE, tendremos que esperar a que justo se quede callado para hacer todo el proceso de nuevo.

Si hacemos esto las primeras noches, seguro que nuestro cachorro de dálmata aprenderá que las noches son para descansar y dormir y que no tiene nada por lo que temer.

También sería bueno que si vivimos en una comunidad de vecinos, les avisemos que acabamos de adquirir un cachorro y que es posible que haya alguna noche que lo puedan oír.

Con los bebés humanos casi todo el mundo suele tener comprensión cuando oyen sus lloros a ciertas horas, pero en cambio, cuando se trata de un cachorro, son muchos los que ponen el grito en el cielo.
Así que será mucho mejor que informemos a nuestros vecinos y pidamos comprensión y disculpas por adelantado 🙂

Como podréis imaginar, aunque el post es especifico para el cachorro dálmata, estas recomendaciones  se pueden aplicar para cualquier perro, ya sea fox terrier, pastor alemán o cualquier otro cachorro de raza o mestizo.

Inmaculada Guerrero  (Veterinaria de Cliveal)
Pedro Baquero  (Educador Canino – Especialista en Terapia Asistida por Perros de Cliveal)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *